publicidad

30 de octubre de 2008

La Reina es una bocachancla

"Mira Leonor, un osito con gafas de sol"

Voy a escribir sobre lo de la Reina porque creo que soy el único maricón que no lo ha hecho, y yo soy perejil de todas las salsas. La Reina, no se si con la corona puesta, lo que la eximiría de estupidez, porque debe apretar la ostia, ha dicho:
“Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Qué se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico. Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión”
Querida ciudadana, si todas las Reinas saliéramos a la calle tu irías a la cola de la manifestación, entre Jorge Javier Vázquez y alguna mamarracha de la conferencia episcopal; porque aquí Reinas somos todas, cariño.

O es que te crees que porque tu marido es el gay y tu la gayna, nosotros no somos más que unos panda maricones, tíaaaaaaaa!

Te lo digo como gaypublicana, tía!


Vía | Ambiente G

9 comentarios:

[Julen] dijo...

Es que la Sofi de Grecia es la reina de las heterosesualas españolas de no de las maricarmensssss sana in corpore sano.

Debería abrir el hueco donde mete el clisident solo para embocar el miembro real y no para opinar, que para eso ya tenemos a Fede.

Sofi, ¿¿pog que no te callas??

davgalizan dijo...

haha me encanta eso que has escrito, y te doy toda la razón... es que...

a mi lo que más me ha jodido no ha sido que no le guste el nombre de matrimonio, sino que estamos en nuestro derecho, o no, segun diga la ley... pues nada, esta señora como la hemos elegido todos y se siente con voz y voto.. anda anda, ahora en estos momentos pienso esa frase que dice... "ley de extranjeria para la reina sofia"

Pececillo con volantes dijo...

¡Santa silicona! Con lo que me gustaba a mi nuestra reina y resulta que yo para ella puedo ser como mucho un arrendatario. !Qué fuerte, tía!

nefmex dijo...

No entiendo porque se le niega a la Reina el derecho a emitir su opinión personal, como si estuviera obligada a pensar como nosotros. Ella dijo lo que siente, vale, no le parece que se llame matrimonio, ¿y? ¿A poco es la única? ¿Acaso se ha manifestado en contra de la ley que lo aprobó? ¿Acaso se ha puesto a gritarnos en la calle como los cristianos o conservadores? Para mi, que también soy gay, sus declaraciones son una muestra de que se puede tener diferencias y aún así, saber existir.

Cuanta intolerancia demuestran lo que si dicen defensores de la diversidad.

[Julen] dijo...

Para nefmex:

A esta hijalagranputa le pagamos todos la laca que se echa en las calandracas que tiene por pelo con nuestros impuestos, y ¡¡sorpresa!! no la hemos elegido.

Así que lo mínimo que puede hacer es cerrar la boca esa de subnormal que tiene, que por eso cobra.
Lo que me falta es pagar a una payasa para que me insulte, no te jode...

Cuando deje de vivir del cuento, o mejor, de nosotros, que hable lo que le de la gana, y ya que no se cosió el txumi a tiempo y se dedicó a repartir sub-borbons por ahí, ahora que se cosa la boca.

eg0mania dijo...

La constitucion que la mantiene en la Zarzuela dice claramente que la familia real tiene que mantenerse al margen de la política yno emitir opiniones que puedan interferir en el devenir político, por eso me quejo, en su casa que piense lo que quiera!

Un saludo Nefmex!

Natalia Pastor dijo...

Hasta "¿por qué no te callas?" se ha llegado a decir.
Y es que doña Sofía, para muchos, ha sido paradigma de protocolo, de saber estar, de bienhacer regio, mientras ha permanecido callada.
Ahora ha manifestado su opinión sobre ciertas cuestiones, desencadenando una desmesurada reacción -comunicado incluido- del rosa grupo de presión. Porque ése, el lobby gay, ha sido el que ha saltado como un resorte, a pesar de que los asuntos que ha considerado la Reina han sido varios, variados y enjundiosos.
No cuestionaré si la soberana debe o no opinar cuasipúblicamente, ni la veracidad de lo editado, porque el motivo del revuelo y lo que se debate no es eso.
Cuando el Rey se ha manifestado acerca de ciertos temas, cuando afirmó bondades sobre Zapatero, no hubo críticas de quienes hoy las vierten contra la Reina, ¿qué pasó con la Ley de Igualdad?.
La reacción la han producido el contenido y el sentido de la real opinión. No se denuncia que apoye a Obama, que revele cómo su hijo le contó que iba a casarse o que adora a Letizia; no, lo imperdonable es que rechace la nomenclatura impuesta por la tiranía de lo políticamente correcto y que su pensamiento no coincida con el políticamente impuesto como único aceptable.
Que el Parlamento apruebe una ley no impide la discrepancia. Eso supondría una vulneración de la libertad de opinión, de expresión; del libre pensamiento; implica totalitarismo.
Si la Reina hubiese estado de acuerdo con la denominación de las uniones entre homosexuales como matrimonio, con el aborto o la eutanasia, sería la máxima Reinona.
Son cuestiones que están fuera de la política, del derecho positivo, lo superan. Pero la otra tiranía es la de contaminarlo todo y subsumirlo en la política.
Es católica, ha sido valiente expresando coherencia intelectual y filosófica que, no siendo la que quieren implantar este Gobierno y sus adláteres, resulta inaceptable. Y eso mismo es lo que nos aplican a los de sangre roja: exclusión del discrepante.

eg0mania dijo...

Repito, la casa real tiene que mantenerse neutral, y eso incluye TODO! Incluso dar una ostia a Acebes, que mira que es de apetecer, pues no puede hacerlo, cari. Sin más.

Os he dicho que saqué un 8,5 en derecho constitucional, tías???

Además de insustancial soy lista y de cultura basta y vasta!

Ainara. dijo...

tiene miedo de que la reinonas le quiten su puesto.

Related Posts with Thumbnails

El mundo a mis pies